Home

Un día con

Nuestro día compartido que fue el sábado 25 de marzo en realidad empezó tres días antes cuando se puso a nevar como no lo había hecho antes en todo el invierno. Había pensado que comiéramos con manteles de cuadros en el centro de El Retiro, pero esos copos desconcertantes y gigantescos me hicieron ver con claridad que en la creación lo programado tiene que ser tan elástico y conseguir su punto como la arcilla con la que se hacen las vasijas. Compartimos nevada.

Continuamos dos días más tarde, ya de noche, aprovechando un tinglado performativo. Los Torreznos desplegamos un programa doble anglo-chino de difícil ejecución que intenta, a su manera, comprender qué pasa por fuera, qué sucede por dentro. Compartimos delirio.

Unas horas más tarde ya en el sábado nos vimos en otro teatro para celebrar conjuntamente el eterno cumpleaños. Atravesar una y otra vez los cincuenta años y que todo sea lo mismo y diferente al tiempo. La fiesta permanente. Compartimos exceso.

Fuimos luego a tomarnos un aperitivo a un bar cercano de tapas generosa y bebidas reconstituyentes. Compartimos alivio.

Tras un paseo a pie por el centro de la ciudad (compartiendo aire) llegamos a mi estudio donde tenía preparado un gran mantel rojo chillón con frutas, pan y vino.

Algunos desplegaron sus viandas otros fueron a por ellas. Compartimos complicidad alimentaria.

Llegados los postres presenté mi trabajo Enciclopedia Contemporánea del Azar, 100 tomos de libros distintos en tamaño y contenido construidos a partir de libros encontrados o desechados. Debatiendo sobre la preparación del azar llegamos a las puertas de una experiencia que resultó inesperada: mi libro Art Today se convirtió por arte de birlibirloque en Art Tolay. Compartimos contagio.

Con la caída del sol hablé de mis proyectos al carboncillo Primitivo pero moderno y La Sociedad del Carbón, experiencias de trabajo colectivo con no-artistas que fueron creadores contemporáneos por unos meses. Trabajar en el precipicio tensando la cuerda hasta el límite de lo posible. Compartimos fascinación.

Cerramos las puertas ya casi de noche y nos fuimos a tomar más aire a la calle.

Desconcertados, nos dimos cuenta delante de otra barra que habíamos pasado una cena de nochebuena en pleno mes de marzo. Compartimos familia.

También compartimos los sueños de esa noche y la resaca del día siguiente.

Y todavía una semana más tarde seguimos compartiendo algún que otro destello en formato imagen, olor, emoción o sentimiento.

¿Hasta cuando?

Pulsa aquí para ampliar la imagen.

Pulsa aquí para ampliar la imagen.

Crónica de “Un día con… Jaime Vallaure”, actividad realizada el 25 de marzo, por Jaime Vallaure.

*****
******
*******
********


 

Crónica conjunta (Begoña Moreno Luque, Tom Cano, María Platero y Cristina Mejías) sobre la actividad “Un día con…Jaime Vallaure” realizada el 25 de marzo.

 


 

 

 

 

 

Crónica de Nadia sobre la actividad “Un día con…Jaime Vallaure” realizada el 25 de marzo