Home

Amalia Ruiz-Larrea

BIO
Nací en Madrid en 1990.

El colegio se me hizo extensamente largo y busqué cómo entretenerme.

Así, me apunté a un programa de jóvenes en el museo Reina Sofía, el Equipo-18.

Esto resultó en trabajar en talleres para el departamento de educación de la mano de Pablo Martínez.

Entré en la facultad Complutense de Bellas Artes en Madrid y me pasé cuatro años concentrada en suelos voladizos que ahí encontré. Al resto de clases presentaba trabajos mediocres, desde una mezcla entre decisión y pereza.

Ferran Barenblit incluyó a Pablo como jefe del departamento de educación del CA2M y le seguimos.

En este impás también fue Mayo.

La universidad era una extensión de las ideas que llevaba esos años fraguando en el museo, en la plaza, y en otras formas colectivas que encontramos. Con cambios en el Vicerrectorado, la Extensión Universitaria se removió desde La Trasera donde propusimos el proyecto de La Colonia. Queríamos atravesar el aula. Y algo ocurrió.

Me licencié en Hamburgo, en una universidad llena de medios pero vacía de cuerpo y de política.

Encontré también lo transversal en un colectivo con el que proponíamos proyectos de intervención urbana para repensar cómo conseguir hacer de ellos espacios de colectividad. Hicimos proyectos interesantes, pero enmarcado en instituciones neoliberales del norte de Europa. Y esto generaba muchos problemas. Porque el arte utilizado para generar riqueza institucional funciona muy bien.

Después de tres años he vuelto a vivir a Madrid a esas formas colectivas.